Examenes tipo test

Por mucho que estudies, a veces, el examen parece diseñado de una forma o utiliza un lenguaje que simplemente te confunde. Da mucha rabia cuando esto te pasa, y más cuando has estado tanto tiempo preparándote. Queremos que puedas estudiar tus oposiciones conociendo todas las claves y trucos sobre los exámenes tipo test.

Si tu examen es tipo test, léete bien este artículo antes para hacerte una idea de todo lo que debes saber.

Aspectos a tener en cuenta para no cometer errores de interpretación

Existen una serie de aspectos que debemos tener muy presentes a la hora de leer y responder exámenes tipo test para no cometer errores de interpretación:

Entender las instrucciones del examen tipo test

Asegúrate de entender las instrucciones del examen tipo test y cumplir con las condiciones que se establezcan en las mismas. Presta especial atención a:

  • Cuánto tiempo tienes para el examen.
  • Cuántas respuestas pueden ser correctas y, de ser más de una si se han de marcar todas.
  • Cuántos puntos vale cada pregunta, cuál es la máxima puntuación posible, y qué puntuación es necesaria para aprobar.
  • Cuántos puntos te quitan por cada respuesta incorrecta, o si al contrario no hay penalización
  • Si las preguntas no respondidas cuentan como incorrectas.

Compara respuestas “correctas”

Cuando estés realizando un descarte de respuestas en una pregunta difícil, a veces te encontrarás con dos candidatos finales que parecerán igual de buenos como respuesta.

Aléjate un momento de la pregunta y compara ambos conceptos detenidamente y piensa en qué diferencias hay entre ellos y luego vuélvete a preguntar cuál es mejor para responder a tu pregunta. Por supuesto, si estás dudando seriamente entre dos respuestas y tienes una tercera que pone “a y b son las correctas”, es muy posible que la tercera sea la solución. Todo es cuestión de aplicar la lógica. 

Busca test con posibles trampas

Observa el enunciado para encontrar las “palabras trampa” como siempre/nunca, todas/ninguna, verdadera/falsa, y márcalas porque son clave para resolver la cuestión con mayores probabilidades de éxito. Se pierden muchos puntos por no leer bien una pregunta, por no entender el sentido de lo que plantean o por saltarte un adverbio o una coma. Dedica tiempo a asegurar la información de cada ítem.

Comprende el enunciado

Asegúrate de entender lo que te plantea el enunciado antes de leer las respuestas. Lo mejor es que intentes responder la pregunta sin leer las opciones, así cuando las leas será más fácil que identifiques la correcta y es más difícil que te equivoques al ver una opción que a primera vista parece razonable sin ser la correcta. Si ves que es muy complicada y la puedes dejar para el final, hazlo. Puedes, por ejemplo marcar las opciones en las que dudas para, cuando vuelvas a leerla, poder resolverla más rápidamente.

Lo fácil primero y lo difícil último

Lo más inteligente, después de esto, es volver a empezar e ir respondiendo aquellas preguntas que te hayan parecido más fáciles. Así, te sacarás de encima las preguntas que más puntos te van a dar y podrás partir teniendo ya cierta nota para encarar, más tranquilo, las preguntas cada vez más complicadas.

A medida que vaya pasando el examen, estarás más en caliente y tu cerebro también reaccionará con más agilidad ante las preguntas, algo que te hará más eficiente y te ayudará a responder mejor.

Comprueba todas las respuestas

Lee todas las respuestas antes de responder para asegurarte de cuál es la más correcta de todas. Si te paras cuando veas una opción que parece correcta, es posible que no llegues a ver otra opción parecida pero diferente, que puede ser mejor que la primera. Debes tener en cuenta que las respuestas correctas suelen:

  • Ser las más argumentadas y, por tanto, más largas y con más detalle.
  • Evitan términos como “nunca”, “siempre”, “en ningún caso”, “en todo caso” y similares. Son respuestas que no suelen llevar a extremos, así que no suelen llevar palabras “absolutas” o negativas.
  • Suelen mantener género y número con las preguntas (singular/plural, masculino/femenino). La gramática es tu aliada, no lo olvides.
  • Si dos te parecen válidas y otra es “todas son correctas” la probabilidad de que sea ésta la adecuada el alta.
  • Si dos opciones parecen correctas, compáralas para encontrar las diferencias, palabra a palabra si es necesario, y vuelve a leer la pregunta para determinar cuál es la mejor respuesta.
  • Recuerda que la mejor respuesta es aquella que es cierta siempre, en todos los casos, y sin excepción. Si crees que una respuesta es “más” correcta, pero hay una excepción, probablemente la respuesta correcta sea otra.

No hagas test al azar

No confíes en el azar al responder y no respondas si no estás seguro/a (sobre todo si los errores restan). Debes valorar si arriesgar según la cantidad de preguntas que sepas seguro que has resuelto bien, así que lo mejor es dejar marcadas aquellas que no tengas claro y revisarlas en el repaso final (para el que debes dejar tiempo).

Controla el tiempo

Controla el tiempo y procura dejar margen para revisar aquellas preguntas en las que has dudado o te has quedado entre dos opciones.

Prepárate bien

Ten muy claro que no vas a poder adivinar las respuestas por arte de magia. Es vital que te prepares muy bien todo el temario si realmente quieres tener todo el éxito posible en tu examen.

La realidad es que, si estás bien preparado, tendrás la mejor garantía de que vas a poder con cualquier tipo de examen. Sea este tipo test, tipo desarrollo o lo que sea.

Si quieres saber más, sobre este tema, ponte en contacto con el equipo Traintop, estaremos encantados de ayudarte.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *