Todas las oposiciones tienen su dificultad, y requieren un esfuerzo. Aún así, las 6 oposiciones más difíciles de aprobar, según las estadísticas, son las que vamos a ver detenidamente en este post.

Acceder a una plaza pública requiere esfuerzo y constancia. La dificultad de cada una de las pruebas dependerá del aspecto que se valore, como el temario, los idiomas, la complejidad de las pruebas prácticas, etc. Hay que tener en cuenta que es algo muy subjetivo y lo que puede parecer sencillo para un opositor, para otros puede resultar más complicado. Por ello, es importante encontrar la oposición que mejor encaje con vosotros y vuestras circunstancias personales.


En el 6º lugar: Inspector de trabajo

Entre las 5 oposiciones más difíciles se encuentra la de inspector de trabajo. Esta oposición supone estudiar un temario con más de 200 lecciones y que el día del examen deberás cantar. Además la oferta anual de este empleo público es ridícula en comparación al número de candidatos.


5º lugar: Inspector de hacienda

Entre las oposiciones con más demanda y menor oferta se encuentra la de inspector de Hacienda. Y es que es una salida muy recurrente para todos aquellos que vienen de estudios universitarios relacionados con las finanzas y la economía. Las pruebas no se quedan muy lejos de otras ofertas de empleo público más difíciles. Temario extenso y aplicación en casos prácticos del mismo. Con todo ello la media de años para conseguir una plaza de empleo público se encuentra en 5 años.


4º: Jueces y Fiscales

El programa para este grupo suele constar de 325 temas y el proceso selectivo incluye un test y exámenes orales. Es una oposición, quizás menos dificultosa que las anteriores, pero requiere constancia y paciencia. El perfil de estudiante que opta por esta oposición son los licenciados en derecho. Y aunque la media para sacar esta oposición está en 5 años. El 9 de Febrero de este mismo año, nos encontrábamos con la siguiente noticia, que no puede sino animarnos a conseguirlo en un plazo bastante inferior.

«Tres chicas de 24 años se convertirán en las juezas más jóvenes de España«

Tres jóvenes compañeras de Derecho de la Universidad de Valladolid han conseguido aprobar las oposiciones a juez en un tiempo récord. Marta, Marina y Carmen han necesitado menos de dos años de preparación para hacerse con una plaza fija, y a sus 24 años, se convertirán en las juezas más jóvenes de España…

3º: Notario

Sin duda alguna la oposición a notario se encuentra entre las más difíciles en el mundo de las oposiciones. No solo basta con aprenderse una de las 373 lecciones del temario, sino que además debes cantarlo durante una hora. Además de saberte todo el código civil y sus continuas actualizaciones. Por ello la media de esta oposición es de 6 años y el número de aprobados es muy escaso.


2º: Abogado del Estado

En el segundo puesto de nuestro ranking de las oposiciones más difíciles de aprobar se encuentra la de abogado del estado. Poca gente menor de 30 años consigue tal puesto, cuya oposición tiene una media de 7 años de preparación.


Y en el puesto número 1 de dificultad: Registrador de la propiedad

En el puesto número 1 de las oposiciones más difíciles de aprobar se encuentra la de registrador de la propiedad. La media para conseguir un puesto como este oscila entre los 6 y 10 años; ya no solo por los exámenes casi imposibles donde hay más de 300 temas sino además por la poca oferta, en comparación, con la gran demanda que esta oposición tiene anualmente. Ya que la recompensa salarial es muy alta.  

Criterios para saber cuáles son las oposiciones más difíciles

Entre los criterios para definir cuáles son las oposiciones más difíciles, destacan los siguientes factores:

  • La extensión y dificultad del temario. Un temario largo y complejo requiere muchas más horas de estudio que uno breve y sencillo. No tiene nada que ver los 11 temas que se exigen para las oposiciones de Correos que los más de 400 para las oposiciones de la Abogacía del Estado.
  • Los requisitos de acceso. Marca una barrera de entrada que puede considerarse como un factor de dificultad, como exigir una titulación superior, determinados permisos de conducir, idiomas, etc.
  • Pruebas que componen el proceso selectivo. Los exámenes más complicados exigen varias pruebas, incluyendo las orales, que suelen ser las de mayor dificultad, y supuestos prácticos.
  • El nivel de exigencia de los tribunales. La severidad de los tribunales puede suponer que la oposición sea muy difícil.
  • La competitividad o ratio de aspirantes por plaza. Aunque el temario sea asequible y los exámenes sencillos, una oposición puede ser difícil si existe mucha competencia entre candidatos.
  • La regularidad de las convocatorias. Este factor puede añadir un grado de dificultad, ya que si no se dispone de convocatorias frecuentes, crecerá la competencia entre aspirantes y se tardará más en aprobar.

Enfrentarse a las oposiciones consideradas como más difíciles es todo un reto, pero no es imposible de alcanzar. Desde nuestra experiencia te recomendamos que te informes muy bien antes de comenzar, busca y compara sin importarte el tiempo que te lleve. Tomar una decisión así no es sencillo, y requiere de un proceso para no empezar a ciegas. Es preferible que la persona o equipo que te prepare, hay pasado antes por lo que tú vas a pasar ahora, porque no sólo sabrá el temario, sino como conseguir esa ansiada plaza. Si estás pensando en estudiar una oposición y quieres que te asesoremos, no dudes en ponerte en contacto con TRAINTOP.ES. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.